IdT – Les idées du théâtre


 

Aprobación

Tardes apacibles de gustoso entretenimiento, repartidas en varios entremeses, y bailes entremesados, escogidos de los mejores ingenios de España

Aguilar y Zúñiga, Esteban

Éditeur scientifique : Cayuela, Anne

Description

Auteur du paratexteAguilar y Zúñiga, Esteban

Auteur de la pièceCollectif : Calderón ; Quiñones de Benavente ; Díaz de la Calle ; Villaviciosa ; Vélez ; Avellaneda ; Moreto ; Matos ; Cáncer

Titre de la pièceTardes apacibles de gustoso entretenimiento, repartidas en varios entremeses, y bailes entremesados, escogidos de los mejores ingenios de España

Titre du paratexteCensura del Doctor Don Esteban de Aguilar y Zúñiga

Genre du texteAprobación

Genre de la pièceRecueil d’entremeses, bailes, jácaras.

Date1663

LangueEspagnol

ÉditionMadrid, Andrés García de la Iglesia, a costa de Juan Marín Merinero. in-8°.

Éditeur scientifiqueCayuela, Anne

Nombre de pages2

Adresse sourcehttp://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000079559&page=1

Fichier TEIhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/tei/Collectif-TardesApacibles-Approbation.xml

Fichier HTMLhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/html/Collectif-TardesApacibles-Approbation.html

Fichier ODThttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/odt/Collectif-TardesApacibles-Approbation.odt

Mise à jour2014-10-08

Mots-clés

Mots-clés français

GenreEntremés

SourcesSatires de Grèce et de Rome

FinalitéCorrection des vices par le rire ; leçon morale

Expression« Sels »

AutreSocrate

Mots-clés italiens

GenereEntremés

FontiSatire della Grecia e di Roma

FinalitàCorezione dei vizi attraverso il riso ; lezione di morale

Espressione« Sali »

AltriSocrate

Mots-clés espagnols

GéneroEntremés

FuentesSátiras de Grecia y Roma

FinalidadCorrección de los vicios mediante la risa ; lección moral

ExpresiónSales

OtrasSócrates

Présentation

Présentation en français

Entre 1663 et 1681, le père Esteban de Aguilar y Zúñiga, théologien et auteur de plusieurs ouvrages théologiques, produisit de nombreuses censures de livres. Dans le cadre de cette censure religieuse, il justifie à grand renfort de métaphores l’utilité et l’orthodoxie des divertissements que proposent les entremeses et les bailes, lesquels permettent de détourner le public d’autres occupations que le « gouvernement politique » réprouve.

Le censeur indique la généalogie de ces genres mineurs, qu’il compare aux satires en vogue en Grèce et à Rome, et souligne leur supériorité sur le modèle antique : ils ne prennent pas pour cible des personnes, mais les vices. Aguilar rejoint les idées des théoriciens des XVIe et XVIIe siècles, qui signalent également cette filiation1, et justifie ainsi le genre par la dignité que lui confère le blâme des vices dans sa dimension moralisatrice.

Présentation en espagnol

Entre 1663 y 1681, el padre Esteban de Aguilar y Zúñiga, teólogo y autor de varias obras teológicas, ejerció una intensa actividad de censura de libros. En el marco de esta censura religiosa, valiéndose de abundantes metáforas, el censor justifica la utilidad y la ortodoxia de los entretenimientos que proporcionan los entremeses y los bailes, y que permiten apartar al público de otras ocupaciones que reprueba el « gobierno político ». ; El censor indica a continuación la genealogía de estos géneros menores que compara con las sátiras en boga en Grecia y en Roma, y subraya su superioridad sobre el modelo antiguo : no zahieren a personas sino que castigan vicios. Este planteamiento recuerda las ideas de los teóricos de los siglos XVI y XVII que también señalan esa filiación2 y justifica asimismo el género por la dignidad que le confiere la reprehensión de los vicios en su dimensión moralizadora.

Texte

Censura del Doctor Don Esteban de Aguilar y Zúñiga, por comisión del Ordinario

{NP1} Gran eficacia tiene la obediencia, en que fiado he tenido por mérito gastar unos ratos ociosos y escusados en ver estos entremeses, y bailes que v[uestra] m[erced] me remitió para censura. Permite el gobierno político más de lo que aprueba, por evitar otros empleos3, que reprueba4. Sales se llaman estos, pero hay sal, que amarga, y es necesaria su prueba, para que no corrompa el alimento con que se mezcla, que aun la sal de la sabiduría tiene riesgo de desvanecerse, y más las sales profanas. Las de este libro se cuajaron de manantiales dulces, y católicos, y así no amargan, ni he hallado en su gusto sabor de dogma, que se oponga a la católica doctrina. Y aun si se leyesen con atención prudente, pudieran ser útiles al desengaño. Que con ese motivo se usó en las Cortes de Grecia, y Roma de la sátira, que mordía las costumbres, y aun las per{NP2}sonas, sin perdonar a la inocente sabiduría de Sócrates5. Las nuestras se mejoraron, en que perdonan personas, y castigan vicios6. Y el notarlos con sal7, es sacarlos a la risa, como a la vergüenza. Y así el cuerpo8 podrá aprovecharse en su lección y el que lo fuere menos, escusará con esta otra ocupación de mayor riesgo, sin perjuicio de la doctrina. Por esto juzgo, que puede v[uestra] m[erced] servirse de dar la licencia que se pide para imprimirlos, para aliento de los ingenios. Madrid, y Marzo nueve de mil y seiscientos y sesenta y tres años.

Doctor Don Esteban de Aguilar y Zúñiga.