IdT – Les idées du théâtre


 

Dédicace

Agravio agradecido. Por Matías de los Reyes, natural de Madrid. Dirigida al R. P. Presentado Fr. Gabriel Tellez, Religioso de Nuestra Señora de las Mercedes Redempción de cautivos

Reyes, Matías de los

Éditeur scientifique : Couderc, Christophe

Description

Auteur du paratexteReyes, Matías de los

Auteur de la pièceReyes, Matías de los

Titre de la pièceAgravio agradecido. Por Matías de los Reyes, natural de Madrid. Dirigida al R. P. Presentado Fr. Gabriel Tellez, Religioso de Nuestra Señora de las Mercedes Redempción de cautivos

Titre du paratexteAl Reverendo Padre Presentado Fray Gabriel Téllez, religioso de Nuestra Señora de las Mercedes Redención de Cautivos

Genre du texteDédicace

Genre de la pièceComedia

Date1629

LangueEspagnol

ÉditionJaén, Pedro de la Cuesta, in-4°

Éditeur scientifiqueCouderc, Christophe

Nombre de pages2

Adresse source

Fichier TEIhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/tei/Reyes-Agravio-Dedicace.xml

Fichier HTMLhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/html/Reyes-Agravio-Dedicace.html

Fichier ODThttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/odt/Reyes-Agravio-Dedicace.odt

Mise à jour2014-07-03

Mots-clés

Mots-clés français

SourcesPlaute ; Amphitryon

AutreAmitié ancienne avec Tirso de Molina

Mots-clés italiens

FontiPlauto ; Anfitrione

AltriVecchia amicizia con Tirso de Molina

Mots-clés espagnols

FuentesPlauto ; Amphitrión

OtrasAntigua amistad con Tirso de Molina

Présentation

Présentation en français

Auteur d’une œuvre littéraire peu abondante, Matías de los Reyes (1575-1640) réunit en 1629 pour leur publication à Jaén six comedias1. Il dédie à Tirso de Molina El agravio agradecido (L’Heureuse Offense) et, pour ce faire, emploie quelques motifs qui constituent des lieux communs du paratexte théâtral en Espagne. L’un de ces motifs est l’affirmation que ses comedias, avant de devenir des textes imprimés destinés à être lus, ont été représentées avec succès ; en l’occurrence Matías de los Reyes laisse entendre que ses pièces sont assez anciennes même si El agravio agradecido, présenté explicitement dans cette dédicace comme une reprise du sujet de l’Amphitryon de Plaute, pourrait avoir été écrit par le poète à l’âge mûr – si l’on en croit ce qu’il dit à ce sujet dans l’introduction d’une miscellanée publiée en 1640 sous le titre de Para algunos (Pour quelques-uns) qui contient à nouveau cette comedia2. D’autres motifs tout aussi conventionnels sont l’allusion au maigre soin apporté par les directeurs de troupes (autores de comedias) aux textes de théâtre dont ils sont les propriétaires et qu’ils exploitent sur scène, ou encore la piètre estime dans laquelle on tient à cette époque l’écriture pour le théâtre, une opinion courante que Matías de los Reyes bat en brèche en faisant l’éloge du savoir et du talent de Tirso de Molina. La dédicace contient enfin une allusion à son amitié avec Tirso de Molina, qui remonterait au temps de leur scolarité, et rappelle que Matías de los Reyes avait lu sa comedia à son ami dans sa cellule.

Présentation en espagnol

Autor de una obra literaria no muy abundante, Matías de los Reyes (1575-1640) reunió seis comedias para su publicación en Jaén en 16293. Dedica a Tirso de Molina El agravio agradecido acudiendo, de manera a veces alusiva, a unos cuantos motivos, si no tópicos, sí recurrentes en los paratextos teatrales españoles. Uno de ellos es la afirmación de que antes de darse a la estampa para ser leídas las comedias se representaron con éxito ; en el presente caso Matías de los Reyes deja entender que sus comedias fueron escritas bastante tiempo antes, incluso tal vez en su juventud, aunque Agravio agradecido, que se presenta explícitamente, en la dedicatoria, como una adaptación del tema de Anfitrión de Plauto, correspondería a una época de madurez del poeta, si creemos lo que señala en un volumen misceláneo que publica que en 1640 con el título de Para algunos, y en el que vuelve a introducir su comedia4. Otros motivos son el poco cuidado de los textos que se puede esperar de parte de los autores de comedias que los compran y representan, o la mala fama de la comedia como producto artístico, que Matías de los Reyes contrapone con el buen ejemplo que representa la producción dramática de Tirso de Molina. La dedicatoria contiene por fin una alusión a la amistad muy antigua del autor con Tirso, a quien recuerda que le había leído la comedia en su celda.

Texte

Al reverendo Padre Presentado Fray Gabriel Téllez, religioso de Nuestra Señora de las Mercedes Redención de Cautivos

{NP1} Es cara la patria a todo hombre, aunque en la extranjera goce de todas comodidades. Díganlo las fieras robadas5 de la parte en que vieron el primero sol, las aves remontadas por los aires, y los peces por los mares, pues siempre anhelan por volver a sus selvas y bosques, a sus patrios nidos, y a sus conocidas cavernas. Pues ¿qué mucho lo haga el hombre por volver al suyo, a la conversación suave de sus contemporáneos amigos ? De aquí inferirá Vuestra Paternidad mis deseos en volver a esta villa, patria suya y mía, de quien vivo ausente, impulso de obligaciones de mi profesión ; y cuando este natural amor no me llamara, la conversación de Vuestra Paternidad, imán de mi voluntad, era bastante para afectar más este mi deseo. Cuando estuve en esa Corte el año pasado, ofrecí cumplir su mandato en volverme a ella con toda presteza ; esta oferta no se ha logrado hasta ahora, puesto que la esperanza me asegura brevedad, si bien como dice San Agustín, que Etiam quod tempore acceleratur, desiderio tardum videtur6. Lo cual tiene más lugar cuando el deseo tiene por objeto el gozo de la cosa que mucho se ama. Cuanto Vuestra Paternidad lo sea por mí se deduce de la definición7 que de la amistad hace Santo Tomás, cuando dice : Amicitia est amor mutuae benevolentiae, fundatus super aliqua communicatione, etc8. Si nuestra comunicación fue desde los rudimentos de las primeras letras contraída, sin duda será eternamente estable.Y así lo confirma Aristóteles, diciendo : Magnum est ad amicitiam momentum una educatos, et aequales esse : quoniam aequalis aequali delectat, et vitae consuetudine fiunt sodales9. Y aunque es verdad que entre la luz del sol y la luna hay la diferencia que entre el que recibe y da, ambos en su ejercicio esencialmente corren a un objeto, que es alumbrar ; no dejo de presumir que nuestras inclinaciones se simbolizan, si bien con la distinción de los dos luminares de mi símil, pues los escritos de Vuestra Paternidad han esclarecido la edad nuestra, cuanto ellos publican, en cuya alabanza ceso, porque Amico laudanti credendum non est, sicut neque inimico detrahenti10. La inclinación digo de Vuestra Paternidad ha seguido la mía (no en lo superior, que mi {NP2} ingenio no es ave que tanto se remonta) en escribir comedias sí ; ejercicio en nuestros tiempos poco estimado, quizá por su mal uso, debiéndose estimar por lo que Vuestra Paternidad de su esencia tiene tan bien apeado con sus continuos estudios. Las que hasta hoy tengo escritas son seis solas, por haberme acobardado la poca estimación que los autores hacen de esta mercaduría, no se la feriando mercader grueso y de nombre11, si bien es verdad que estas pocas pasaron ya su carrera, como testificarán muchos de aquellos a cuyas manos llegaren12. Entre ellas es una El agravio agradecido, imitación de los Amphitriones de Plauto, que es la misma que a Vuestra Paternidad leí en su celda13, que por haberme dicho bien de ella, me atrevo a juntarla con las otras cinco que doy a la estampa, y esta debajo de su amparo, a quien advierto, que si no es acertada, sus defectos serán clientes de la aprobación de Vuestra Paternidad que entonces les dio y así correrá por cuenta suya su defensa ; hágolo así, y suplícoselo, para que yo quede cierto que Vuestra Paternidad pagó mi amor con desengaño, pues lo contrario fuera disentir de la doctrina del Divo Augustino, donde dice que Non omnis, qui parcit amicus est, neque omnis, qui veruerat inimicus. Melius est cum severitate diligere, quam cum lenitate decipere14. Cierto en esto, no me prometo mal suceso del amparo y patrocinio de Vuestra Paternidad a quien guarde Dios con el aumento que deseo. Villanueva de la Serena y septiembre 21 de 1622.

Matías de los Reyes