IdT – Les idées du théâtre


 

Dédicace

La Francesilla. Comedia famosa de Lope de Vega Carpio. Dirigida al licenciado Juan Pérez en la Universidad de Alcalá, inTrecena parte de las comedias de Lope de Vega Carpio, Procurador Fiscal de la Cámara Apostólica en el Arzobispado de Toledo

Vega Carpio, Lope Félix de

Éditeur scientifique : Trambaioli, Marcella

Description

Auteur du paratexteVega Carpio, Lope Félix de

Auteur de la pièceVega Carpio, Lope Félix de

Titre de la pièceLa Francesilla. Comedia famosa de Lope de Vega Carpio. Dirigida al licenciado Juan Pérez en la Universidad de Alcalá, inTrecena parte de las comedias de Lope de Vega Carpio, Procurador Fiscal de la Cámara Apostólica en el Arzobispado de Toledo

Titre du paratexteAl licenciado Juan Pérez en la Universidad de Alcalá

Genre du texteDédicace

Genre de la pièceComedia

Date1620

LangueEspagnol

ÉditionMadrid : viuda de Alonso Martín. 1620, In-4° (Lien vers l’édition numérisée bientôt disponible)

Éditeur scientifiqueTrambaioli, Marcella

Nombre de pages3

Adresse sourcehttp://bibliotecadigitalhispanica.bne.es/view/action/nmets.do?DOCCHOICE=1674941.xml&dvs=1336686481505~16&locale=es_ES&search_terms=&adjacency=&VIEWER_URL=/view/action/nmets.do?&DELIVERY_RULE_ID=4&usePid1=true&usePid2=true

Fichier TEIhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/tei/Vega-Francesilla-Dedicace.xml

Fichier HTMLhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/html/Vega-Francesilla-Dedicace.html

Fichier ODThttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/odt/Vega-Francesilla-Dedicace.odt

Mise à jour2013-03-04

Mots-clés

Mots-clés français

SujetRelations parents-enfants ; Carpe diem

Personnage(s)Introduction de la figure du gracioso (« donaire »)

ComédiensNicolás de los Ríos (rôles comiques)

FinalitéExemplarité de la comédie

Relations professionnellesDroits d’auteur ; Alonso Pérez

ActualitéUniversité d’Alcalá

AutreEuripides, Cicéron , Plutarque, Platon, San Cipriano, Aristote, Sénèque, Saint Augustin, Ausone

Mots-clés italiens

ArgomentoRelazione genitori / figli ; carpe diem

Personaggio(i)Introduzione della figura del gracioso (« donaire »)

AttoriNicolás de los Ríos (parti comiche)

FinalitàEsemplarità de la comedia

Rapporti professionaliDiritti d’autore ; Alonso Pérez

AltriEuripides, Cicerone , Plutarco, Platon, San Cipriano, Aristotele, Seneca, Sant’Agostino, Ausonio

Mots-clés espagnols

TemaRelación padres / hijos ; carpe diem

Personaje(s)Introducción del gracioso (« donaire »)

Actor(es)Nicolás de los Ríos (actuación cómica)

FinalidadEjemplaridad de la comedia

Relaciones profesionalesDerechos de autor ; Alonso Pérez

OtrasEurípides, Cicerón , Plutarco, Platón, San Cipriano, Aristóteles, Séneca, San Augustín, Ausonio

Présentation

Présentation en français

En 1620, Juan Pérez de Montalbán obtient le titre de licencié à l’université d’Alcalá et Lope lui dédie une comedia de la Parte XIII. Il était le disciple préféré du Phénix, et avait par ailleurs, en 1618, participé avec d’autres poètes et intellectuels à la rédaction de l’Expostulatio Spongiae, pamphlet destiné à répondre à l’attaque féroce lancée par Pedro de Torres Rámila et d’autres détracteurs de Lope. En guise de remerciement, ce dernier dédie une comedia à chacun de ses partisans, précisément à partir de la Trecena Parte. À son tour, le licencié Pérez adresse au maître l’un des récits de la série des Sucesos y prodigios de amor : « Cette nouvelle de La mayor confusión, qui rapporte des faits en grande partie empreints de vérité, je vous la restitue comme chose vôtre car, puisque le peu que j’ai appris à mon jeune âge je le dois à votre enseignement, dont je me suis toujours nourri, rendre à la mer ce qui naquit de son abondance se doit davantage nommer restitution qu’offrande »1. En outre, c’est lui qui se charge de réunir les textes de la Fama póstuma de Lope de Vega Carpio. ; Le Phénix fait également l’éloge de Juan Pérez de Montalbán dans l’épître VIII de la Filomena, dans El jardín de Lope, ainsi que dans la Relación des fêtes organisées à Madrid à l’occasion de la canonisation de saint Isidore et, quelques années plus tard, dans le Laurel de Apolo (Le Laurier d’Apollon) sur un ton et en des termes particulièrement flatteurs : « Entends la douce voix qui, en ses tendres années, est sirène musicale de la cour, le docteur Montalbán, dont la veine déjà répand un flot de science sur l’étranger, peignant tantôt d’Amour les désabusements, en une docte prose et un vers sonore ; tantôt en un style foisonnant, faisant honneur à sa sainte profession, des saints Patrick dignes de diamants et d’or, réveille-matin du rêve imprudent ; tantôt grâce aux Muses de Térence et de Plaute, parenthèses plaisantes de son œuvre, de doux exemples et des jugements sérieux. »2.

À l’éloge du licencié Juan Pérez vient s’ajouter l’hommage à son père, le libraire Alonso Pérez, qui avait été l’éditeur du poète, et à Petronila, l’une de ses deux sœurs, toutes deux religieuses. Lope enrichit alors la dédicace de citations classiques plus ou moins vagues à propos de la relation entre parents et enfants, et fait allusion au sujet de La Francesilla (La Petite Française), qui développe sous un angle dramatique certains aspects de ce thème, soulignant ainsi l’exemplarité de la comedia. ; Enfin, la dernière partie est consacrée à des questions relatives à l’œuvre du Phénix : d’une part, il revendique la création du personnage du gracioso qui, à quelques exceptions près, allait officiellement faire partie intégrante de la comedia nueva précisément à partir de cette pièce ; d’autre part, il exprime son mécontentement à l’égard des éditions pirates de son œuvre théâtrale. Rappelons que dans de nombreux paratextes, Lope se plaint de ce que, depuis 1603, plusieurs de ses comedias avaient été éditées sans son autorisation, et que c’est afin de remédier à la dégradation des textes de son œuvre dramatique que, à partir de la Parte IX, l’auteur offre au public ses pièces officiellement imprimées sous son contrôle.

(Traduction : Véronique Jude)

Présentation en espagnol

En 1620 Juan Pérez de Montalbán se licencia en la Universidad de Alcalá y Lope le dedica una comedia de la Parte XIII. Además de ser el discípulo predilecto del Fénix, en 1618 había colaborado con otros poetas e intelectuales en la redacción de la Expostulatio Spongiae, libelo destinado a responder al feroz ataque de Pedro de Torres Rámila y otros detractores de Lope. Éste, a manera de agradecimiento, dedica a todos sus partidarios una comedia a partir justamente de la Trecena Parte. A su vez, el licenciado Pérez destina al maestro un relato de la colección Sucesos y prodigios de amor : «Esta novela de La mayor confusión, cuyo caso tiene mucha parte de verdad, restituyo a v. m. como cosa suya, porque si lo poco que he alcanzado en mis pocos años lo debo a su doctrina, a cuyos pechos me he criado siempre, volver al mar lo que salió de su abundancia más se debe llamar restitución que ofrenda»3. Además, es el que se encarga de recoger la Fama póstuma de Lope de Vega Carpio. El Fénix elogia a Juan Pérez de Montalbán también en la epístola VIII de la Filomena, en El jardín de Lope, en la Relación de las fiestas que se organizaron en Madrid con motivo de la canonización de San Isidro, y, al cabo de varios años, en el Laurel de Apolo con tono y palabras especialmente halagadores : «Oye la dulce voz, que en tiernos años / es de la corte música sirena, / el doctor Montalbán, de cuya vena / ya corre un mar de ciencia a los estraños, / ya pintando de Amor los desengaños / en docta prosa y en sonoro verso, / ya en estilo diverso, / de su sagrada profesión decoro, / Patricios dignos de diamantes y oro, / reloj despertador del sueño incauto, / ya con las Musas de Terencio y Plauto, / de su estudio paréntesis suaves, / ejemplos dulces y sentencias graves»4. ; Al elogio del licenciado Juan Pérez se suma el homenaje a su padre, el librero Alonso Pérez, que había sido editor del poeta, y a una de las dos hermanas monjas, Petronila ; con lo cual Lope enriquece la dedicatoria con citas clásicas más o menos vagas sobre la relación entre padres e hijos y alude al argumento de La francesilla, que desarrolla dramáticamente algunos aspectos de este asunto, subrayando así la ejemplaridad de la comedia. ; Finalmente, el cierre está dedicado a cuestiones que atañen a la obra del Fénix : por un lado, él reivindica la creación del personaje del gracioso que, con algunas excepciones, entraría oficialmente en la comedia nueva justamente a partir de esta pieza ; por otro, manifiesta su disgusto por las ediciones piratas de su teatro. Recordemos que en muchos paratextos Lope se queja de que desde 1603 varias comedias suyas habían sido editadas sin su permiso, y es para remediar al estrago textual de su producción dramática que a partir de la Parte IX el autor ofrece al público sus piezas impresas oficialmente bajo su control.

Texte

Al licenciado Juan Pérez en la Universidad de Alcalá.

{fols. 78r-79r} Así aumentó mi afición el ingenio de V. M. el día que en el Real Monasterio de las Descalzas de Madrid, fundación de su Alteza, la serenísima princesa de Portugal, doña Juana de Austria5, defendió aquellas conclusiones y respondió a los argumentos de tan insignes varones con tanta valentía que si antes amaba a V. M. por las obligaciones que reconozco a su padre6, ahora le amo a él por V. M. Buenaventurado llamó Eurípides al que lo era en los hijos. Ninguna cosa -dijo Cicerón- que dio la naturaleza a los hombres más dulce, y por la misma razón de mayor precio, ni que con mayor cuidado deba solicitarse a que le tenga ; por eso Plutarco reprehende los hombres que, procurando hacienda con tanta diligencia, no cuidan de que sean buenos los hijos a quien ha de dejarla. Platón, en el libro primero de sus Leyes7, resumió su número dichoso a los casados en varón y hembra, que tales pudieran ser en V. M. y la señora Sor Petronila Madalena8, cuyas virtudes y divino entendimiento no encarezco, porque en la profesión de su hábito las alabanzas son sayal, y los sayales perlas. Finalmente, es un ángel en quien, como espejo lucidísimo, justamente se miran sus padres, y que V. M. debe tener presente para la compostura de sus años, y si las cartas que escribe no son presencia, mírese en ellos, que no habrá menester más eficaz ejemplo. Bien me perdonará V. M. esta lisonja, pues habrá visto en San Cipriano Qui parentes laudat, filios provocat9, cuya materia en el capítulo tercero del Eclesiastés hallará V. M. difusamente10. Tres beneficios dijo Aristóteles11 que debían los hijos a los padres : la causa del ser, engendrándolos ; la del vivir, criándolos, y la del aprender, informándolos. La primera es de la naturaleza ; la segunda del amor, y la tercera de la honra. Ésta bien se prueba, pues las otras no tienen necesidad, en la que solicitan los de V. M. con sus estudios en esa insigne Universidad de Alcalá12, madre ilustrísima de tan generosos hijos que han ilustrado a España, y como raros fénix en las ciencias admirado el mundo. Las artes se llamaron liberales, porque convienen al hombre libre, por opinión de Séneca. Hoc est -dice el Filósofo- sapientem, sublimem, fortem, magnanimum ; caetera pusilla, et puerilia sunt13. Pero V. M. nos da tales esperanzas que se puede entender de su natural virtud y de sus pocos años lo que dijo San Agustín, que Iuventus et senium simul esse possunt in animo14, y por eso dijo también Ausonio que aquella juventud es grave que se parece a la vejez15. Algún ejemplo tiene esta comedia, que presento a V. M., de las perdiciones de los mozos y del cuidado de los padres por verlos ocupados en el amor o el juego16, cuyos daños podrá V. M. advertir en su discurso, pues Dios le dotó de tal virtud y entendimiento. Y repare de paso en que fue la primera en que se introdujo la figura del donaire17, que desde entonces dio tanta ocasión a las presentes. Hízola Ríos, único en todas y digno desta memoria18. V. M. la lea por nueva, pues cuando yo la escribí no había nacido19. Corregila lo mejor que pude. ¡Dichoso yo si tantas como me han impreso hubiera corregido!20, y las faltas que hallare, divida por mitad en el autor y el tiempo, y alargue Dios el de su vida, como merece y yo deseo, para que gocen sus padres el fruto de sus estudios.

Capellán de V. M.

Lope de Vega Carpio