IdT – Les idées du théâtre


 

Dédicace

Las almenas de Toro, comedia famosa, in Parte catorce de las comedias de Lope de Vega Carpio

Vega Carpio, Lope Félix de

Éditeur scientifique : D’Artois, Florence

Description

Auteur du paratexteVega Carpio, Lope Félix de

Auteur de la pièceVega Carpio, Lope Félix de

Titre de la pièceLas almenas de Toro, comedia famosa, in Parte catorce de las comedias de Lope de Vega Carpio

Titre du paratexteA don Guillén de Castro, caballero valenciano

Genre du texteDédicace

Genre de la pièceComedia

Date1620

LangueEspagnol

ÉditionMadrid, Juan de la Cuesta, a costa de Miguel de Siles,1620, in-4º. (Lien vers l’édition numérisée bientôt disponible)

Éditeur scientifiqueD’Artois, Florence

Nombre de pages3

Adresse sourcehttp://bib.cervantesvirtual.com/FichaObra.html?Ref=9229

Fichier TEIhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/tei/Vega-LasalmenasToro-Dedicace.xml

Fichier HTMLhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/html/Vega-LasalmenasToro-Dedicace.html

Fichier ODThttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/odt/Vega-LasalmenasToro-Dedicace.odt

Mise à jour2013-02-20

Mots-clés

Mots-clés français

GenreTragédie, tragi-comédie ; « tragisatyricomedia » ; drame satirique ; comoedia nova, comoedia vetus

SourcesRobortello ; Donat ; Plutarque ; Arte nuevo de hacer comedias

Personnage(s)Personnage tragique

ExpressionElocutio sublimis

Relations professionnellesGuillén de Castro, dramaturge contemporain de Lope de Vega

AutreReprésentation de Dido y Eneas de Guillén de Castro

Mots-clés italiens

GenereTragedia ; tragi-commedia ; « tragisatyricomedia » ; dramma satirico ; comoedia nova, comoedia vetus

FontiRobortello ; Donato ; Plutarco ; Arte nuevo de hacer comedias

Personaggio(i)Personaggio tragico

EspressioneElocutio sublimis

Rapporti professionaliGuillén de Castro, drammaturgo contemporaneo di Lope de Vega

AltriRappresentazione di Dido y Eneas di Guillén de Castro

Mots-clés espagnols

GéneroTragedia ; tragicomedia ; « tragisatyricomedia » ; drama satírico ; comoedia nova, comoedia vetus

FuentesRobortello ; Donat ; Plutarco ; Arte nuevo de hacer comedias

Personaje(s)Personas dignas de la tragedia

ExpresiónElocutio sublimis

Relaciones profesionalesGuillén de Castro, dramaturgo contempoŕaneo de Lope

OtrasRepresentación de Dido y Eneas de Guillén de Castro

Présentation

Présentation en français

La dédicace à Guillén de Castro de la comedia Las almenas de Toro est un des rares textes dans lesquels Lope de Vega formule quelques observations théoriques sur la tragédie. Plus directement encore que dans l’Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo (1609), auquel ce texte fait maintes fois écho, Lope s’y inspire du commentaire de Robortello sur la comédie (Explicatio eorum omnium quae ad comoediae artificium pertinent, 1548) qui accompagne ses Explicationes de la Poétique. Cependant, les éléments retenus (détails archéologiques sur la généalogie des genres dramatiques, définition de la tragédie par opposition à la comédie autour des critères du style et de la qualité des personnages) sont davantage ceux que Robortello hérite de la tradition des Praenotamenta des comédies de Térence ou des définitions médiévales de la tragédie que ceux qui constituent le noyau proprement poétique du traité d’Aristote : on n’y trouvera notamment aucune réflexion sur la fable (au sens du muthos) et son effet. Selon un mouvement dialectique déjà présent dans l’Arte nuevo, l’auteur commence par faire montre d’érudition et de connaissances sur l’art dramatique, peut-être en réponse aux attaques récentes des doctes dans la Spongia (1617), pour ensuite faire l’éloge de la forme mixte tragi-comique adoptée par l’Espagne et l’Italie.

Présentation en espagnol

La dedicatoria a Guillén de Castro de la comedia de Las almenas de Toro es uno de los escasos textos en que Lope de Vega formula algunas observaciones acerca de la tragedia. Más directamente aún que en El arte nuevo de hacer comedias en este tiempo (1609), tratado del que este texto se hace varias veces el eco, Lope se inspira en el comentario de Robortello sobre la comedia (Explicatio eorum omnium quae ad comoediae artificium pertinent, 1548) que sigue a sus Explicationes de la Poética. Sin embargo, los elementos que recoge de Robortello (detalles arqueológicos sobre la genealogía de los géneros dramáticos, definición de la tragedia por oposición a la comedia en torno a los criterios del estilo y de la calidad de los personajes) son los que Robortello había heredado de la tradición de los Praenotamenta de las comedias de Terencio o de las definiciones medievales de la tragedia y no los que constituyen el núcleo propriamente poético del tratado de Aristóteles: en particular, en ningún momento contempla la cuestión de la fábula (en el sentido del muthos) y su efecto. Según un movimiento dialéctico ya presente en El arte nuevo, el autor empieza por hacer alarde de erudición y conocimientos acerca del arte dramático, quizá pensando en los todavía frescos ataques de los doctos en la Spongia (1617), para, en un segundo momento, hacer el elogio de la forma mixta de la tragicomedia adoptada por los dramaturgos españoles y también italianos.

Texte

A don Guillén de Castro1, caballero valenciano

{NP1} Al ingenio de Vuestra Merced se debía grandes elogios, y de los mejores de Castilla, pues con tanta felicidad ha honrado nuestra lengua con sus escritos, con que ha obligado a cuantos nacimos en ella, y en cuyo nombre sirve de oración este humilde reconocimiento. Entre las tragedias que Vuestra Merced tan ingeniosamente ha escrito2, para lo que tiene genio particular (como estilo superior y digno de mayores sentencias y pensamientos3) es la Dido4 celebradísima, a quien, el día que ya la oí en esa ilustrísima ciudad, hice este epigrama:

Fenisa Dido, que en el mar sidonio
las rocas excediste, conquistada,
y en limpia castidad, jamás violada,
conservaste la fe del matrimonio,
perdona el atrevido testimonio,
{NP2} no por ser de Virgilio celebrada,
mas porque, ya de don Guillén honrada,
rompe su enojo y su epigrama Ausonio.
La diosa que en la mar nació espuma
adore por sus versos tu belleza,
pues te levantan a grandeza suma;
rinde a su dulce ingenio tu aspereza,
que más gana tu fama con su pluma,
que pierde en ser burlada tu firmeza.

La comedia imita las humildes acciones de los hombres5, como siente Aristóteles y Robertelio Utinense comentándole: At vero tragoedia praestantiores imitatur6, de donde se sigue clara la grandeza y superioridad del estilo7, aunque por su antigüedad, tan reñida de los de Atenas con los Megarenses, aspire al lugar primero8 que no le concede Donato sobre Terencio9 y, honrando de este título a Epicarmo10, género11, en fin, jocoso, que admitía las fábulas, como Aristófanes en la comedia antigua12, de quien se reía Socrates y corrigió Menandro13 y sus sátiras14 prohibidas por ley de Roma, de que hace memoria Horacio en una carta a Augusto15, sin las obscenidades de los mimos, que Tulio reprehende, cuyos efectos halla tan indignos de los oradores doctos16. Gran lugar se debe al trágico, gran le tiene Vuestra Merced con los que saben que a la tragedia no se puede atrever toda pluma y al humilde estilo de la comedia se da licencia (donde el bárbaro gusto la tiene para mayor aplauso17) a cualquiera de los que juntan consonantes en cuentos imposibles18. Obligado estaba yo a dirigir a Vuestra Merced tragedia, habiendo de imitarle y abonar esta verdad con el ejemplo, pero como en esta historia del rey don Sancho, entra su persona y las demás que son dignas de la tragedia19, por la costum{NP3}bre de España, que tiene ya mezcladas contra el arte las personas y los estilos20, no está lejos el que tiene por algunas partes de la grandeza referida, de cuya variedad21 tomó principio la tragicomedia. ¡Oh gran fuerza de la novedad, pues ya en Italia, a esta mezcla de estilos22, se añadió otro, si bien en la comedia estuvo siempre incluso, pues en su lengua anda impresa con este título:

tragisatyricomedia23

que fuera, como se ve, notable, a no estar la sátira desde el tiempo de griegos y romanos en la comedia24. Finalmente, he querido que salga a luz con el nombre de vuestra merced, pues la sabrá defender y honrar, y en reconocimiento de mi amor y obligación, y de que deseo (así las Musas me tengan en su gracia) que estos rudos versos míos pasen a la sombra de los suyos, siglos, envidias, pasiones de los que saben y atrevimiento de las que ignoran.

Dios guarde a Vuestra Merced.

Su capellán,

Lope de Vega Carpio.