IdT – Les idées du théâtre


 

Dédicace

Los muertos vivos

Vega Carpio, Félix Lope de

Éditeur scientifique : Cornejo, Manuel

Description

Auteur du paratexteVega Carpio, Félix Lope de

Auteur de la pièceVega Carpio, Félix Lope de

Titre de la pièceLos muertos vivos

Titre du paratexteDirigida al licenciado Salucio del Poyo

Genre du texteDédicace

Genre de la pièceComedia

Date1621

LangueEspagnol

ÉditionDécima séptima parte de las comedias de Lope de Vega Carpio, Procurador Fiscal de la Cámara Apostólica, y Familiar el Santo Oficio de la Inquisición, Dirigida a diversas personas, Madrid, Fernando Correa de Montenegro, a costa de Miguel de Siles, mercader de libros, 1621, 4°

Éditeur scientifiqueCornejo, Manuel

Nombre de pages2

Adresse sourcehttp://www.cervantesvirtual.com/obra/decima-septima-parte-de-las-comedias-de-lope-de-vega-carpio

Fichier TEIhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/tei/Vega-Muertosvivos-Dedicace.xml

Fichier HTMLhttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/html/Vega-Muertosvivos-Dedicace.html

Fichier ODThttp://www.idt.paris-sorbonne.fr/odt/Vega-Muertosvivos-Dedicace.odt

Mise à jour2014-03-12

Mots-clés

Mots-clés français

Relations professionnellesAttributions frauduleuses ; relations entre chefs de troupe et dramaturges ; altération des textes

AutreDamián Salucio del Poyo, dramaturge de renom

Mots-clés italiens

Rapporti professionaliAttribuzioni fraudolenti ; relazioni tra capocomici e drammaturghi ; alterazione dei testi

AltriDamián Salucio del Poyo, famoso drammaturga

Mots-clés espagnols

Relaciones profesionalesAtribuciones fraudulentas ; relaciones entre autores y poetas ; adulteración de los textos

OtrasDamián Salucio del Poyo, cómico famoso

Présentation

Présentation en français

La comedia Los muertos vivos (Les Morts vivants), composée vers 1599-16021, citée dans la première liste d’œuvres dramatiques de El peregrino en su patria (Le Pèlerin en sa patrie,1604), fut éditée plus de vingt ans après sa rédaction, dans la Décima séptima parte (Madrid, Fernando Correa de Montenegro, 1621). Après un éloge dithyrambique du dramaturge Damián Salucio del Poyo, aujourd’hui méconnu, Lope de Vega critique la cupidité des directeurs de troupes de théâtre qui n’hésitaient pas à attribuer des pièces médiocres de dramaturges inférieurs à des écrivains plus célèbres, dont del Poyo – au succès pourtant très douteux – et Lope lui-même. Par le biais de la métaphore d’une courtisane qui revient défigurée à Madrid après un long voyage hors d’Espagne, nous retrouvons la dénonciation, récurrente sous la plume de Lope, des mauvais traitements infligés aux textes de théâtre, victimes d’altérations de toute sorte, telles que des suppressions ou des ajouts2. Ce texte comporte également une critique des plagiaires et autres voleurs de textes de théâtre, ces memorillas « surdoués de la mémoire » que Lope dénonce dans le Prologue de la Trecena parte (1620).

Présentation en espagnol

La comedia Los muertos vivos, compuesta hacia 1599-16023, citada en la primera lista de comedias de El peregrino en su patria (1604), tardó más de veinte años en publicarse, en la Décima séptima parte (Madrid, Fernando Correa de Montenegro, 1621). Tras elogiar ditirámbicamente al hoy poco conocido dramaturgo Damián Salucio del Poyo, Lope de Vega critica el afán de lucro de los autores de comedias quienes no dudaban en atribuir comedias mediocres de dramaturgos inferiores a escritores más famosos, entre los cuales del Poyo – cuyo éxito parece un poco dudoso – y Lope de Vega. Mediante la metáfora de una cortesana que vuelve desfigurada a Madrid después de un largo viaje fuera de España, volvemos a encontrar la denuncia, recurrente bajo la pluma de Lope, de los malos tratos reservados a los textos teatrales, víctimas de alteraciones de todo tipo, desde supresiones hasta añadidos4. Tampoco falta la crítica de los plagiadores y ladrones de comedias, aquellos « memorillas » denunciados en el Prólogo de la Trecena parte de las comedias (1620).

Texte

Dirigida al licenciado Salucio del Poyo5.

{83} Lo que la antigüedad llamaba llevar vasos a Samos, dice el adagio vulgar, hierro a Vizcaya6. Esto es dirigir a V. M. una comedia, habiendo las muchas que ha escrito adquirido tanto nombre, particularmente La próspera y adversa fortuna del Condestable don Ruy López de Avalos7, que ni antes tuvieron ejemplo, ni después imitación. Del ingenio de V. M., de sus letras y virtudes habla la fama, por el aplauso común, y así sería mi alabanza añadir un arroyuelo pequeño a un mar océano. Resulta a V. M. de su mismo grande ingenio una desdicha, que por la buena opinión que tiene en esta corte, cualquiera comedia, de cuyo poeta no están satisfechos los autores, ilustra los carteles con el nombre de V. M. Y como las más dellas, por ser de un cierto ignorante, son tan odiosas, perdiera mucho de su crédito entre los que saben, si no llegara a un tiempo mismo el agravio y el desengaño en los que le estiman. Muchos años ha que V. M. enseña a escribir ; no sé cómo le va agora de los que se le oponen ; es cosa de gran donaire ver los nuevos cómicos venir a decir lo dicho, y querer que les estén muy agradecidos de cosas que V. M. tiene olvidadas ; por eso, se dijo proverbialmente : Acta agis, id est, nihil facis ; así lo declara Cicerón en su libro De amistad, y lo usurpó Terencio en los Adelphos. Donde V. M. no está, todas las comedias de autor incógnito son suyas ; pero consuélese con que no siendo en esta corte, a muchos ingenios de bien les sucede lo mismo. Dos cosas tiene contra sí este ejercicio : la primera está dicha, la segunda los traslados, porque no hay cosa cortesana que haya corrido a Italia, las Indias, y la casa de Meca, que vuelva tan desfigurada como una pobre comedia, que ha corrido por aldeas, criados y hombres que viven de hurtarlas, y de añadirlas. En esta parte he desconfiado de muchos papeles míos, a quien yo llamo Pródigos, porque ni puedo vestirlos, ni negarlos. Uno {84} dellos es esta comedia de Los muertos vivos, que nunca más bien le vino este nombre ; y así suplico a V.M. que muerta ya para mí, viva en su servicio, y a la sombra de su nombre, por lo que me debe de amor y reconocimiento en la amistad de tantos años. Dios guarde a V.M.    

Su capellán y amigo,

Lope de Vega Carpio.